miércoles, 5 de junio de 2013

Cecilia Meireles traducida por Olga Sánchez Guevara

El 10 de mayo pasado, Olga Sánchez Guevara publicó el siguiente artículo en Traduttore Traditore, la sección dedicada a discutir sobre traducciones e historia de la traducción de la revista virtual Cubaliteraria.

Apenas una rosa:
Cecília Meireles 
en español

La editorial Arte y Literatura acaba de publicar Apenas una rosa, antología poética de Cecília Meireles, con selección, prólogo y traducción de la autora de estos apuntes. Aunque tuvimos en cuenta la única antología personal de Meireles, preparada por ella en 1963 y organizada según el orden cronológico de sus libros —criterio mantenido en la edición cubana—, nuestra selección no reproduce aquella: por diversas razones, dejamos fuera muchos de los poemas allí recogidos, e incluimos varios que proceden de otras fuentes consultadas, como “Canción de la tarde en el campo”, que pertenece al libro Viaje y aparece en el Panorama de la poesía brasileña, de Manuel Bandeira.

Como bien se sabe, toda antología es incompleta, y la nuestra no es una excepción: resultaría imposible reflejar con justeza la amplitud y la intensidad de la obra de Cecília Meireles en una selección por muy extensa que esta fuese. Intentamos, sin embargo, que los poemas elegidos proporcionen al lector una visión de los grandes temas de la autora —la transitoriedad de todo, vida, amor, muerte, viajes, paisaje natural, el mar como realidad y como símbolo— y de las diversas formas poéticas que utilizó para abordarlos.

El que incluyéramos o no un poema en algunos casos obedeció a motivos relacionados con la traducción, pues partimos del criterio de que todo se puede traducir, pero no todo se puede traducir bien: hay textos que, al cambiar de idioma, se alejan demasiado de su forma original o, incluso, perderían parte de su sentido. En los poemas rimados, por ejemplo, forzar una rima pudiera desvirtuar lo que en realidad expresa el poema base, por lo que en ocasiones es preferible afectar la métrica antes que el contenido, o simplemente renunciar a traducir. Cabe señalar que las irregularidades métricas en esta versión pueden reproducir también el peculiar uso de la rima en Meireles, quien a veces la empleaba de manera muy libre y personal.*

Según nuestras indagaciones en catálogos de bibliotecas, la poesía de Meireles ha sido poco difundida en lengua española —al menos en forma de libro—. En Cuba, algunos poemas suyos fueron publicados en un plaquette de Arte y Literatura en 1991. En 2005, la revista cultural camagüeyana Antenas publicó un dossier de poemas suyos que constituyó el punto de partida para esta selección y para otros tres dosieres que aparecieron en las revistas Unión (2005) y Amnios (2009), y aquí, en Cubaliteraria, todos con selección y traducción mías.

Nacida en Rio de Janeiro en 1901 y fallecida en la misma ciudad en 1964, Cecília Benevides Meireles es una de las más altas voces femeninas de la poesía en lengua portuguesa y, en particular, de la poesía brasileña en el siglo XX. Inició su carrera literaria con la publicación de Espectros (1919), una colección de sonetos de corte simbolista; pero en toda su escritura se manifiestan rasgos de otros movimientos, por lo que es imposible encasillarla. En 1939 vio la luz Viagem, una de sus obras mayores, que ese mismo año recibió el Premio de Poesía de la Academia Brasileña de Letras. Otros libros suyos son Vaga música (1942); Mar absoluto(1949); Retrato natural(1949), Doze noturnos de Holanda e O aeronauta (1952), y Romanceiro da Inconfidência (1953), poemario sobre el movimiento independentista brasileño de 1789 en Minas Gerais.

Colaboró en periódicos y revistas de Brasil, y durante un tiempo fue redactora de temas educacionales para el Diario de Noticias de Rio. Además, tradujo al portugués, entre otros, a Federico García Lorca, Jean Anouilh, Henrik Ibsen, Rainer Maria Rilke y Alexandr Pushkin. Tal vez su intensa labor como traductora sea una explicación para la intemporalidad de su obra. Meireles fue una gran viajera, y la experiencia de sus viajes se integra igualmente a su quehacer poético.

En 1940, comenzó una actividad docente que la llevaría a enseñar en la Universidad de Texas y la Universidad Federal de Rio de Janeiro, entre otras, y a impartir conferencias sobre literatura brasileña en Portugal. Como docente, promovió reformas educacionales y abogó por la construcción de bibliotecas infantiles —la primera de su país fue inaugurada en 1934, por iniciativa suya—. Incursionó también en la literatura para niños y jóvenes con varios libros, entre los que cabe destacar Olhinhos de Gato, basado en su infancia de niña huérfana, educada por su abuela Jacinta Garcia Benevides, a cuya memoria dedicó el ciclo de poemas “Elegía”.

La obra poética de Meireles, aparentemente sencilla en la forma pero rica en imágenes y contenido, se caracteriza por un gran lirismo y por una profundidad emotiva y filosófica que a veces se revela sólo en la relectura. La Academia Brasileña de Letras le otorgó póstumamente el importante premio Machado de Assis.

Todo pasa, como la lluvia, la gota de agua, el mar, las lágrimas, la vida misma…, “mas la estrella es mía”, dice la poeta a quien su contemporáneo Carlos Drummond de Andrade definió como “un instrumento afinadísimo para revelarnos la más evanescente y precisa de las músicas”. Con nuestra antología, hemos procurado acercar esa música al lector de habla hispana.


Nota:
* En la presentación a la edición de 2005 del Romancero da Inconfidéncia (Editora Nova Fronteira, Rio de Janeiro), la escritora Ana Maria Machado señala que en el libro hay “variedad de formas, métricas distintas, libertad en las rimas y mucha inventiva”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada