viernes, 21 de junio de 2013

Decíamos ayer...

Blecua pensando
La nota fue publicada sin firma antes de ayer por el diario Tiempo Argentino.  En la bajada se lee: El director de la Real Academia Española, José Manuel Blecua, cree que el pensador estadounidense Noam Chomsky tenía razón cuando decía que "el lenguaje sirve también para engañar". Ese engaño forma parte del mensaje de los políticos, que no dejarán de "falsificar la realidad a través del léxico porque produce réditos electorales". Durante una entrevista concedida con motivo del tercer centenario de la RAE, el académico afirmó que "el engaño a través del lenguaje es inevitable". 

"Falsificar la realidad a través del léxico
produce muchos réditos electorales"

La Academia celebrará su centenario "con austeridad pero con la dignidad que requieren tres siglos de existencia y de trabajo", señala Blecua, que dirige la RAE desde finales de 2010. Una austeridad que viene impuesta por la crisis que padece España y por los sucesivos recortes de la asignación que la entidad recibe del Estado. 

Respecto de su afirmación acerca del uso de la lengua, Blecua agregó en tiempos de crisis como los actuales, la utilización del lenguaje "puede ser intencionada", y, como dijo la princesa de Asturias en un reciente seminario organizado por Fundéu y la Agencia Efe, "no es lo mismo decir 'ayudas' que 'rescate', 'recesión' por 'crecimiento negativo' o 'reestructuración' en vez de 'recortes'." Y comentó además que en el fondo se trata de "la teoría del eufemismo; no son más que búsquedas léxicas que realizan normalmente los políticos y quienes los rodean, a la hora de construir los mensajes" como formas de "de suavizar o de 'engañar', porque hay que utilizar el término de Chomsky". En el mundo contemporáneo "el engaño está presente; el engaño seguirá, es inevitable. Una vez que se ha tomado ese registro de falsificar la realidad a través del léxico, no se va a abandonar porque eso produce réditos electorales", asegura.

Durante la entrevista, el director se refirió también a la función social de las academias, que "no pueden vivir aisladas de la sociedad", y menos en los países hispanoamericanos "con problemas de educación y de enseñanza". Pero al mismo tiempo la RAE debe seguir con sus "competencias tradicionales", y una de ellas quedó establecida en el prólogo del Diccionario de 1726: "los académicos son jueces, no maestros", es decir, explica Blecua, "juzgan las palabras pero no pretenden enseñar nada". 

La academia "no debe suplir la enseñanza oficial", pero sí crear herramientas de consulta que ayuden a investigadores, profesores y alumnos. Por eso consideró que el papel que juega Internet en el flujo de información "es fundamental", y se manifestó satisfecho de los más de 300 mil seguidores que la RAE tiene en Twitter y que van creciendo "a velocidad gigantesca". Este tipo de herramientas deben contribuir a que "los hablantes se sientan seguros con su lengua", subrayó Blecua.

Gran experto en Fonética y Fonología, el director es consciente de que le ha tocado llevar las riendas de la Academia de la Lengua en "momentos difíciles", en los que hay que pensar bien las decisiones para "no hipotecar el futuro" de esta institución. 

Aunque con frecuencia ha sentido  "tentaciones de tirar la toalla", sabe bien que no puede hacerlo. "Tengo un compromiso intelectual con la gente que me votó, con la Asociación de Academias de la Lengua Española y, en el fondo, acabas teniendo con la sociedad un compromiso que tú te creas y alimentas", afirmó el hombre que dirige la Real Academia. "Me ha tocado vivir en momentos en que hay un cambio, que es por una parte apasionante y por otra, preocupante, porque las decisiones pueden afectar, si te equivocas, al futuro científico y sobre todo al futuro económico de esta casa", indica. Dificultades aparte, José Manuel Blecua admite que ser director de la RAE es "un honor enorme" para él. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada