martes, 25 de agosto de 2015

Vete tú a saber

Natalia Navarro Díaz
El 13 de noviembre del año pasado, en el blog El arte literario, administrado por Natalia Navarro Díaz –quien se define como “traductora, correctora y lectora editorial”, y se declara “devoradora de libros. Amante de los animales y soñadora sin remedio. Mis dos palabras favoritas son tolerancia y libertad”–, se publicó la siguiente entrada que reproducimos, junto con algunos de los 51 comentarios que generó, por su pertinencia. Se trata de una excelente demostración, brindada por lectores que se adivina muy jóvenes, de que es posible mantener una polémica sobre un tema complejo en los mejores términos, con educación y respeto por el otro.

Quien desee leer más puede hacerlo en

Traducción al español...
¿de España o de América latina?

Buenos días! Hoy os quiero hablar de un tema que lleva unos días en mi cabeza por los comentarios de los lectores acerca de una de las novedades editoriales más recientes. Estoy hablando del libro Ángeles caídos, de Susan Ee, editado por la editorial Océano. Llevo varios días observando que la gente se queja (como ya se quejaba con El lado oscuro, otra publicación de la misma editorial) de que la traducción de este libro no está hecha hacia el español de España. Como sabéis, la editorial Océano es una editorial mexicana que ha decidido crear un sello joven, Gran travesía, para publicar sus libros en España. Al parecer, sus traductores son mexicanos y la traducción está hecha hacia español de ellos. Lo más normal, y lo que piden todos los lectores españoles, es que la editorial hiciera una de estas dos cosas: hacer una nueva traducción hacia el español de España o adaptar la traducción ya hecha al español de España. No obstante, yo me pregunto (y os pregunto) una cosa: ¿lo creéis de verdad?

Estamos muy acostumbrados a leer en nuestra lengua y en nuestra variedad del español, tanto que cuando vemos un par de expresiones que no son nuestras ya nos quejamos. ¿Os habéis parado a pensar que la gente que está al otro lado del charco también se extraña con expresiones típicas del español de España al leer una novela? No estoy segura, pero imagino que muchas novelas llegarán allí sin sufrir ninguna modificación la traducción y, por lo tanto, ellos leen nuestra variedad del español. En una ocasión leí en facebook un comentario de alguien (lo siento, no recuerdo de quién) que se quejaba de que Bajo la misma estrella tiene demasiadas expresiones coloquiales del español de España, que deberían haberlo neutralizado. ¿Estáis de acuerdo? (Imagino que los de este lado del charco, no; los del otro, sí). 

Mi opinión es que si se intenta neutralizar la traducción de una novela, sobre todo del género juvenil, y con ello omitir toda la jerga coloquial se pierde mucho, muchísimo; no es lo mismo decir "es muy guapo" que "está cañón". Lo cierto es que la novela juvenil suele abusar bastante del registro coloquial. También me pongo en la piel de la gente que no es de España y de lo raro y frustrante que tiene que ser leer en una lengua que no es al cien por cien la tuya. Pero ellos lo hacen y no suelen quejarse mucho, y para una vez que a nosotros nos traen novelas que no están traducidas a nuestra variedad lingüística incendiamos las redes sociales. No lo estoy defendiendo, simplemente quiero saber si os habéis parado a pensarlo.

En cuanto a las traducciones al español neutro sé de una editorial que lo hace, Libros de seda. ¿Alguien ha leído sus libros y se ha sentido extraño? ¿Ha notado que la historia está un poco forzada? Sé de gente a la que le ha pasado. En los libros de esta editorial no os encontraréis ni un "coger", "chica", "coche", etc. ¿Os habéis dado cuenta? ¿Consideráis esta opción buena? A mí, sinceramente, no me gusta, porque en este caso la lectura resulta forzada para todos. No he leído aún ningún libro de la editorial, así que no puedo opinar con fundamento, pero espero hacerlo pronto y ver si realmente entorpece la lectura.

Estamos ante un tema delicado, ¿no pensáis? Por supuesto la solución ideal es hacer dos traducciones o currarse la corrección/adaptación, pero lo cierto es que no siempre se hace y esto supone un gasto doble para las editoriales. ¿Qué os voy a decir? A mí no me gusta encontrarme con una traducción que no está en español de España, porque me entorpece la lectura, porque incluso puede hacer que pierda el interés. No obstante, también pienso en toda esa gente que lee en nuestra variedad lingüística y no se queja, y en la gente que lee una expresión mexicana y pone el grito en el cielo.

¿Qué opináis vosotros? Me encantaría saber lo que piensa la gente de España y la gente de América Latina, sobre todo estos últimos; aprovechad y desahogaros, reivindicad. Y... ¿por qué no? Me encantaría conocer también la opinión de gente que se dedica a la edición si es que alguien lee mi blog; Gran travesía, Libros de seda... ¿qué opináis?


Algunos comentarios
Puff es un tema complicado. Opino como tú respecto que a ellos les llegan las traducciones que han realizado destinadas a un público que lee español de España y, sinceramente, si fuera ellos me sentiría molesta al no entender al 100% algunas expresiones, palabras o referencias.

He leído algunos libros de autores latinoamericanos (no recuerdo de qué países eran) y los entendí bien aunque no terminé de meterme en la historia porque muchas palabras, aunque las conocía, me resultaban raras. 

Creo que, aunque sea más costoso, deberían hacen traducciones tanto para unos como para otros porque no es justo que ellos se tengan que amoldar a nosotros y viceversa.

Acabo de leer todo tu post y, ciertamente, no comprendo esa actitud por parte de tus conacionales (no todos, tengo muchos amigos españoles) que llegan incluso al punto de denigrar la diversidad lingüística de nuestra lengua: como, acertadamente, mencionaste en este lado "del charco", debemos consumir mucho producto que no se adapta y NI se adaptara, es algo habitual. Incluso, si no vamos a los números, la proporción de hablantes europeos del español es ridícula (1/10 aproximadamente), si la comparamos con la del resto del mundo, la mayoría en américa, por lo tanto no debería existir esta discriminación (de ninguno de los lados). Si bien es cierto, ustedes tienen un mejor acceso a la Internet que los demás (quizás sea el motivo principal de que no distingan la disparidad y por el cual se atreven hacer esta clase de declaraciones); al final, la elección de disfrutar de un buen viaje a través de la lectura que nos permita conocer otras culturas, y con la GRAN ventaja de que este nuestra misma lengua (poco o NADA importa el sabor dialectal) esta en cada quien. Un gran regalo que otro no tienen.

Sinceramente, si una novela ha sido escrita en Español latino, porque su autor escribe así, no me supone ninguna pega leerla tal cual, pero cuando se trata de una traducción la cosa cambia y mucho. La cuestión es, si leo traducido, es porque no puedo (o quiero) leerlo en la lengua original, pero, ¿qué sentido tiene leer traducido para seguir leyendo una lengua que no es la mía, que yo no utilizo? En cualquier caso, lo que sí veo ridículo es utilizar un español neutro que no guste ni a unos ni a otros. Que cada editorial decida en qué dialecto traducir, y valore a qué público quiere agradar, pero las soluciones intermedias acaban por decepcionar a todos.

Has dejado caer una bomba jajaja
Lo primero que tengo que decir es que a mi no me molestaría que los latinos se quejaran de las traducciones que les llegan porque están en su derecho, pero quizá no lo hacen porque sencillamente, no tiene problemas para entender el libro o ya están acostumbrados. O vete tu a saber.
La cosa es que siempre se dice que no se quejan pero yo ya he leido muchas opiniones en debates como este en el que si lo hacen. Asi que aguantarse sin más, no se aguantan.
Dicho esto, reconozco que no he leido muchas ediciones que no sean en Español de aqui, de España. Pero por ejemplo, he leido RELP de Melisa S.Ramonda, que no es española y que intenta usar un lenguaje bastante neutro para que todos lo entendamos. Y si, hay palabras o expresiones que pueden sonarme mal, pero que en el contexto se entienden perfectamente.
Ahora bien, antes solia leer traducciones de foros de libros que no salían en español ninguno, y curiosamente la mayoría de traductores eran latinos, y la verdad, daba mucho por saco leer esos libros porque no se entendía ni la mitad.
Entonces, ¿una solución? Que los libros que tengan la misma traducción aquí y allí sean más neutros. Y tampoco vendría mal que para las expresiones más complicadas nos pusieran una nota al pie explicándolas, que eso no cuesta tanto, ¿no?

Yo tengo amigas tanto mexicanas como Argentinas como de la República Dominicana y la verdad esque ultimamente me he acostumbrado a sus expresiones y casi que también suelto alguna casi sin darme cuenta, o la pienso, luego recuerdo con quien estoy y me callo para que no me miren raro pero si jajaja
Antes para mi era raro leer en español latinoamerica y dejaba el libro si era así, pero ahora realmente creo que no me molestaría. Y mientras no este super exagerado, no me molesta ver alguna que otra palabra de allí, pues ya casi las conozco todas...
¡Besos!

¡Hola!
Soy traductora y este es un tema con el que me siento aludida. Además del puesto de traductor existe otro menos conocido llamado "localizador" y su trabajo consiste precisamente en "adaptar" un libro al mercado al que va dirigido. No es correcto decir que en Latinoamerica hay "dialectos" del español (como he leído en un comentario más arriba) ya que es la misma lengua y sólo se trata de Variantes (tuve una asignatura de la carrera precisamente dedicado a elo). No tengo ningún problema en leerme a García Márquez o a Isabel Allende sin este tipo de adaptaciones puesto que esas expresiones precisamente lo hacen más auténtico, pero si me estoy leyendo una traducción prefiero que esté adaptada a mi forma de hablar. Y me da rabia que las editoriales opten por omitir la figura del localizador teniendo en cuenta lo que cuesta cada libro (18€ para un libro juvenil es bastante más caro que cualquier libro juvenil en el resto de Europa). Es algo similar a encontrar errores en un libro por la falta de una labor de corrección previa a la publicación. Tampoco me parece bien que la gente se queje porque hay algunas expresiones que no entiende pero entiende que tienen derecho a pedir una traducción adaptada a su forma de hablar (en ambos continentos).
Buen post, me parece un debate bastante actual debido a los libros de Océano.
Besos!

Hola pues yo soy de México y puedo decirte que se me hace una exageración todas esas quejas, o sea, llevo toda mi vida leyendo las traducciones de España y créeme, hay muchas expresiones que he tenido que investigar, por eso no entiendo sus quejas. Son sólo algunos libros, imagina con lo que tenemos que lidiar nosotros con el 80% de los libros traducidos en España.
Yo estoy muy orgullosa de Océano porque es de las pocas que nos traduce en nuestro español.

Sencillamente están exagerando todo. Por una vez les toca vivir lo que "sufrimos" en México todo el tiempo con una traducción y pegan el grito en el cielo.
Aquí estamos muy orgullosos de este nuevo sello de Editorial Océano.
En México de tanto libro español que leemos ya hasta decimos sus frases o palabras como "coño". Deberían ver esta como una oportunidad para ampliar su vocabulario en lugar de quejarse.

Supongo que ese tema da para más de lo que pensé. En un principio cuando vi la entrada me pareció ridículo tanto dramatismo por algo que a mí me parece tan insignificante. Pero ya veo que para los demás no es así, al parecer se toman esto de las traducciones muy enserio. Y supongo que tienen razón. Pero es que si así vamos, pues todos aquí tenemos razón. Porque estamos hablando de si nos sentimos cómodos o no. Todo esto es muy subjetivo :/
En mi caso, yo soy mexicana. Y jamás me había detenido a pensar en si me incomodaban o no las traducciones al español de España. Y la verdad es que no lo hacen, estoy acostumbrada a ello. No sólo por la literatura sino también porque estoy acostumbrada a leer blogs hispanos de todas partes del mundo, y pues quieras o no, te terminas familiarizando con las diferentes variaciones. Actualmente la única variación que me hace dar un saltito mental de cuando en cuando, es la argentina, jájaja.
No sé, por escrito no me parecen taaaan remarcables las diferencias. Hablado ya es harina de otro costal. Pero bueno, no es el caso.
Leyendo el comentario de arriba de Victalian Granger, me da otra perspectiva del asunto. Y es que es cierto que pagamos cantidades exorbitantes como para que un producto ni siquiera esté trabajado correctamente. Por ese lado, entonces sí, me gustaría recibir un libro con una traducción debidamente trabajada y revisada. Además eso de los localizadores me pareció interesantísimo.
Pero vamos, tampoco es que me moleste el aprender expresiones y coloquialismos nuevos. Que yo eso lo disfruto como enana. Y sinceramente, no es que hablásemos un idioma diferente.
En conclusión: interesante conocer puntos de vista tan variados. Pero al final me sigue pareciendo exagerado.


Tampoco es que esté de acuerdo con el tono un poco agresivo de mis paisanitos aquí arriba. Es que vamos, nadie aquí está "sufriendo" nada en absoluto. En fin.

Soy de México y estoy totalmente de acuerdo con Centinela, creo que lo único que podría agregar es que en México y en general en toda hispanoamérica tenemos la capacidad de adaptarnos, en especial teniendo en cuenta que solo en nuestro país dependiendo del estado e incluso de la ciudad hay una variedad enorme de modismos, variaciones lingüísticas y acentos. Solo para decir que algo te gusta o es agradable dices "que curado", "que padre", "que botana"; para referirte a un joven dices "chico", "chavo", "muchacho", "morro"; a un vehículo "carro", "coche", "auto", etc; y eso por poner 3 ejemplos, porque para variaciones lingüísticas en México se puede escribir un libro de varios tomos XD.
A lo que quiero llegar es que el "español" de España es para nosotros una variación mas; lo leemos sin problemas, si hay palabras que nos gustan las usamos en nuestro vocabulario (yo tiendo a usar mucho vale) y otras pues no dejan de parecernos graciosas (suelto una carcajada cada vez que leo gilipollas). Pero decir que no entienden un libro solo porque los modismos sean diferentes es una exageración, es el mismo idioma, así que como dicen en mi rancho: "póngale menos crema a sus tacos".
Sin intención de ofender (luego se lo toman personal) pero no encuentro otra expresión, me he dado cuenta que a los españoles les gusta todo masticado y en la boca. Alboroto similar hacen cuando una película no esta doblada a "su" español y solo sale con subtitulos, para ustedes es inaceptable leer los subtítulos. La verdad es que este tipo de discusiones es equivalente a hacer una tormenta en un vaso de agua. Mi consejo es adáptense, véanlo por el lado bueno y van a enriquecer su vocabulario.

ETC.


1 comentario: