jueves, 9 de febrero de 2017

"'Llegar a una conclusión práctica y actuar en consecuencia"


Primero fue un artículo de Fran G. Matute  y luego, la entrada de ayer en el blog del Club de Traductores  Literarios de Buenos Aires. Ambos artículos demuestran palmariamente que alguien, que no es Yolanda Morató, no ha hecho las cosas bien. Por eso no deja de sorprender la comunicación que Enrique Redel, director de Impedimenta, le envió a Morató y que deja entrever que la víctima es la editorial y no la traductora a la que se ninguneó olímpicamente, algo que, convengamos, no se ajusta a las buenas prácticas que Impedimenta se comprometió a tener con ACEtt. 

Para que los lectores juzguen, he aquí la comunicación pública de Redel y la respuesta también pública de Morató, quien ha tenido la gentileza de suministrarnos el siguiente diálogo.

Enrique Redel
1/ REDEL A MORATÓ

Querida Yolanda
ante las últimas entradas en diversas redes sociales, y varios mails cruzados sobre nuestra edición de "Me acuerdo", de Georges Perec, en traducción de Mercedes Cebrián, deseamos manifestarte, simplemente (como ya te he dicho en el Messenger, y como te he dejado esta mañana en el buzón de tu teléfono móvil), que, como es natural, nos ponernos a tu disposición para escuchar y estudiar cuidadosamente todas las dudas que ella nos puedas plantear, e intentar luego tomar una decisión al respecto.

Me gustaría que dieras por sentada nuestra labor honesta como editores (que creemos fuera de toda duda, y así ha sido durante toda una década de andadura en la que siempre hemos trabajado creando alianzas y ayudando a que el trabajo de todos, desde el autor, el traductor, el impresor, hasta el librero y el periodista, se reconozca), y como tal, te brindamos toda nuestra ayuda, para que nos comentes lo que estimes conveniente.

Sinceramente, el equipo editorial de Impedimenta, y yo como su director, nos sentimos un tanto abrumados por la situación que se ha generado, dado que todo el proceso, desde la contratación del título en cuestión hasta la publicación del mismo, se ha desarrollado según los parámetros habituales. Ahora lo importante es llegar a una conclusión práctica y actuar en consecuencia.

Creemos (sinceramente) que el cauce natural para solucionar este tipo de problemas es ponerse en contacto las partes directamente (si tú tienes un problema con un amigo, o con un vecino, o con un colaborador, o con un colega, llamas a su puerta y le comentas el problema que puedas tener: no sales al patio de luces a gritarlo a los cuatro vientos, sin haber hecho siquiera el intento de comentárselo a la otra persona implicada. Eso no mola: llámanos, nos cuentas, o nos escribes y nos comentas. Somos gente que siempre hemos respondido). Te animamos a ello, de verdad, y (reitero), desde el respeto que nunca te hemos faltado, ni en público ni en privado, te pedimos que nos cuentes.
Gracias.


Yolanda Morató
2/ MORATÓ A REDEL

Me alegra este cambio de actitud, sin duda provocado por la repercusión de los acontecimientos recientes, y que contrasta con sus exigencias en privado; por ejemplo, cuando me pidió que me retractara públicamente y eliminara mi propio mensaje de mi muro.

En cuanto al resto, comprenderá que no soy responsable de lo que otros compañeros de profesión publiquen. Puede ponerse en contacto con ellos para cualquier apreciación sobre los ejemplos que han aportado, de una claridad tan evidente que me reservaré los comentarios.

En cuanto al grito en el patio de luces, ha sido tan comedido en comparación con la magnitud del asunto que no merece explicación, salvo la sorpresa de que esté usted tan escandalizado cuando la escandalizada, por derecho propio, soy yo.

Habla usted de respeto al trabajo de otros, y ese es precisamente el respeto que ha faltado aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada